UNIVERSITARIOS online 11

24 de septiembre de 2020 Desactivado Por C.U.R

Hombre fundamental del Básquet de nuestra institución así como de la ciudad de Rosario, ya que fue Presidente de la Asociación rosarina por más de 15 años. Se inició en el 28, destacándose prematuramente y logrando los campeonatos del 30 y del 31. Su historia es tan rica como tanto se nos ocurra indagar en ella. Valga decir que en el 48 dirige el combinado
rosarino coronándose Campeón en el 49. Enrique Caballero, un hombre de nuestra casa que merece siempre ser recordado.

Los Harlem Stars fue un equipo integrado por grandes estrellas de los Estados Unidos que, como se sabe, se formó para difundir el deporte alrededor del mundo. En junio de 1963, el famoso equipo llegó a nuestra ciudad para enfrentarse al seleccionado rosarino en el gimnasio de Sportivo América.
Más allá del resultado, es de imaginar que hubo fintas y destrezas que maravillaron al público.
Según publica el diario La Capital de la época, todos jugadores eran de elevada estatura y poseedores de extraordinarias dotes de agilidad. El equipo de Harlem estuvo integrado por Arnet Abraham, Howard Rand, James Batiste, Taylor Billinaler, Curtis Williams y Erich Johnson,
todos bajo la dirección técnica del atleta olímpico panameño Arturo Agard.
El equipo de la Asociación Rosarina de Básquet estuvo formado por Juan Carlos Rosas, Raúl Peirano, Luis Gómez, José Córdoba, Rogelio García, Roberto Gómez, Mario Bernardini, Alberto Ludueña, Carlos D’Agostino, Domingo Tibari, Rául López, Rubén Mascetti, Ricardo Pechienino y
Ricardo Pedraza.
Una curiosidad de los Harlem Stars: la formación, aclamada en cada una de sus actuaciones, contó en sus filas con un santafesino. Se trató de Oscar Ibáñez, el recordado “Mandrake”, quien nació en 1936 en Chovet y sumó sus malabares, ya retirado de la práctica profesional, al team norteamericano en una gira internacional.
En la fotografía de la época es posible ver, sobre la izquierda de la imagen, de lentes e impecable traje ¿gris?, a nuestro Enrique Caballero. Valga este recuerdo, haciendo memoria, para traer a nuestros días a este gran hombre del Club Universitario de Rosario.